Los artificieros desactivan una granada de mano de la guerra civil en Matet


La Guardia Civil ha localizado y ha desactivado una granada de mano de la Guerra Civil, que se encontraba muy deteriorada, en el municipio de Matet. Según han informado fuentes de la Guardia Civil en un comunicado, la actuación se inició tras ser alertados de la localización del artefacto en un paraje en la localidad de Matet, en la comarca del Alto Palancia.
Al lugar se desplazó una patrulla de la Guardia Civil hasta la llegada de los especialistas en desactivación de explosivos. Cuando llegaron los guardias civiles comprobaron que la granada se encontraba en muy mal estado de conservación y procedieron a acordonar la zona por el peligro de que alguien pudiera pisarla. Los especialistas en desactivación de explosivos de la Guardia Civil procedieron a su destrucción controlada en la tarde de ayer.
En lo que va de año la Guardia Civil ha desactivado 59 artefactos explosivos en la provincia, por lo que ha pedido que en caso de encontrar uno se avise al 062 y evitar manipularlo. Ayer mismo, la Policía Nacional desactivó un obús de la Guerra Civil encontrado por unos operarios en el Desierto de Las Palmas de Castellón cuando realizaban unas obras en la carretera.
Los técnicos en desactivación de explosivos procedieron al estudio del estado y posible peligrosidad del mismo. El artefacto fue identificándolo como un proyectil de artillería de 70 milímetros, su carga explosiva fue anulada y fue trasladado para su posterior destrucción.

Sección:

4 comentarios a " Los artificieros desactivan una granada de mano de la guerra civil en Matet "

  1. Anónimo dice:

    " La guerra es bella" de James Neugass,cuenta la experiencia de un brigadista norteamericano de la XV brigada en la guerra civil española.
    Recomendado por Antonio Muñoz molina.Ed. Papel de liar.
    El título ironiza sobre un poema del ideológo del fascismo italiano Marinetti.
    Es un relato apasionante, limpio, sin rodeos, el día a día de la guerra; la toma de Teruel y su pérdida.Segorbe aparece y desaparece porque los internacionales tienen que bajar a Valencia a por suministros.
    Los bombardeos fascistas sobre poblaciones rurales sin defensas antiaréas permitían a los bombarderos italianos hacer casi vuelo rasante para arrojar las bombas contra la población inocente, quienes nada habían hecho a Italia o Alemania.
    Los objetivos alemanes eran normalmente las carreteras, puentes,estaciones, puertos, fáfricas y civiles de vez en cuando para matar el aburrimiento ( bombardeo civiles en carretera Almería, Guernica, Alicante, Sagunto más de doscientas veces...).
    Allepuz,Alcañiz ( bombardeado ocho veces), Muniesa...una lista interminable de pueblos arrasados por bombarderos que no llevaban identificación, y que ni siquiera habían declarado la guerra al gobierno de la República.

    Casi al final del libro, Neugass habla de un nuevo tipo de bomba empleado por los fascisats italianos, las mismas que se usaron en los bombardeos de Segorbe ( 138 muertos ).
    Además de lanzar bombas incendiarias, éste último modelo era aún más avanzado, ya que tenía la peculiaridad de no explotar al tomar contacto con el tejado, sino que explotaba cuando llegaba al sótano, y ya no podía atravesar forjados.
    Esto potenciaba el daño causado, ya que al estallar en el sotano, normalmente el edificio se venía abajo, causando más muertos, y consecuentemente provocando más terror que era el objetivo de los bombardeos sobre civiles:
    El terror por el terror.

  2. Anónimo dice:

    Si queréis podemos hablar también de otras guerras pasadas, o de los fusilamientos de los republicanos a manos de los propios republicanos en Rubielos de Mora, o de la emboscada a manos de los mismos en La Puebla de Valverde a un grupo de republicanos que subía desde Jérica...podemos hablar mucho y no solucionaremos nada.
    Yo desde mi ignorancia o desde mi juventud prefiero recordarlo sin ninguna intención de condicionar a nadie ni de utilización política, como desde este espacio ha ocurrido contra el Ayto. de Segorbe por el tema de los restos en el cementerio y las tasas...

  3. Anónimo dice:

    Casi todas las guerras son inútiles, estériles y dolorosas. Sin duda que hacer comentarios sobre nuestra pasada y desgraciada guerra civil no va a devolvernos las vidas de los cientos de miles de compatriotas que fueron masacrados, pero tampoco se va a generar ningún tipo de odio ni revanchismo. Cuando alguien sufre un acontecimiento traumático elude hablar sobre el mismo durante mucho tiempo y cuando lo hace, a menudo, pierde los papeles. En esto ocurre otro tanto. Nuestra querida España ha estado rota, fracturada, presa de pánico y carente de libertades básicas durante mucho tiempo, con odios a flor de piel y con fantasmas horrendos persiguiendo a los unos y a los otros, pero ahora estamos preparados, después de tantas décadas, no es malo hablar, valorar y poner a cada cual en su sitio desde una posición más distante, desde el sosiego y desde la información.
    El problema es que aún hay muchos que prefieren que no se toque el tema, hacen continua referencia a las actuales víctimas del terrorismo y de la deuda que toda la sociedad tiene con ellos; que hay que reparar daños y reconciliar hasta cierto punto. Tienen toda la razón pero, muchos de los responsables de estos desmanes están en la cárcel – así debe ser y así deben pagar – en cambio, los grandes responsables de nuestra pasada, desgraciada, cruel e innecesaria guerra, nunca fueron a la cárcel y la mayoría murieron en sus camas, rodeados de los suyos y hasta con honores. En situaciones paralelas, casi gemelas, vemos que esto no fue así, los genocidas en Europa corrieron otra suerte. Además, los familiares de las innumerables víctimas, de la mayoría, han sufrido el olvido que es el peor de los castigos. No se les ha restaurado el honor ni la decencia que tuvieron, ni el recuerdo colectivo que merecían. Para que un trauma, como este, quede cerrado, debe haber un duelo compartido, apoyado y sentido además de una reparación y una reconciliación. Esto no se ha hecho porque cuando llegó el momento, en la transición, se forzó el olvido dado que muchos de los genocidas aún vivían y ostentaban poder militar y político.
    Seamos jóvenes, adultos o muy maduros, cuando hablamos, debemos saber, debemos estar informados y debemos emitir juicios desde la tranquilidad – como debe ser en este caso – para mayor respeto de quienes ya no están.
    Las barbaridades que se cometen en una guerra, sobre todo civil, pueden ser incalificables; los episodios innumerables y el dolor infinito, desde y para unos y otros. No obstante, no hay que perder la perspectiva. Siempre hay una primera causa, un principal y mayor responsable. Quien comenzó esta barbaridad rompió el juramento a su patria y también barrió previamente a cientos de militares con alto cargo que fusiló para iniciar su “ cruzada “. Además, no olvidemos a sus entrañables compañeros de viaje en Alemania e Italia – gracias a ellos ganó su guerra –, a los que aún les estará agradeciendo su apoyo.
    En la población de Paterna está el tristemente conocido “ paredón de España”. Tras finalizar la guerra, desde el 1939 al 1950 – en frío – fueron pasadas por las armas cerca de tres mil personas – oficialmente unas dos mil cuatrocientas. En el cementerio de la localidad hay unas fosas comunes donde están enterrados sus cuerpos. Si leemos por encima nos encontramos una relación de hombres y mujeres, de albañiles, estudiantes, amas de casa, lavanderas, carpinteros….
    Desde la tranquilidad, el sosiego, la distancia y la convicción de que esto no podrá volver a pasar en nuestra querida España, unas palabras recorren por mi mente cada vez que paso por allí y trato de imaginar lo que tantos testigos, muchas personas del entorno, me comentaban :
    “ Que los responsables descansen en guerra “.

  4. Anónimo dice:

    Apreciado amigo del día 17 de agosto:
    El hecho de ver es granada me recuerda lo reciente de la guerra y el miedo en que han vivido los hijos y la ignorancia en la que aún vivimos los nietos de la guerra.
    Hay personas que por comodiddad o lo que sea,siempre salen con lo mismo, que si se separan las dos Españas y patatín y patatán.
    Este libro lo he leído recientemente y ha sido gracias a su lectura que he sabido de los bombardeos de estas ciudades.
    Mi ignorancia de la guerra es grande y he ido rodeándola en los últimos diez años.
    La guerra civil no fue un golpe de estado "espontáneo" para devolver el "orden", fue un golpe calculado y preparado con esmero; así se lo confesó en una amigable charla el conde de Romanones, al cónsul americano.
    España tenía una tasa de analfabetismo superior al 90%, miseria y hambre, cuando era un país rico en recursos.
    He leído documentos verdaderamente terribles, que hacen parecer a los nazis unos angelitos al lado de los crímenes franquistas.
    Quizá si no hubieran venido a pulverizarnos con sus Henkel, o Messer, ahora la mejor tecnología punta de Europa se frabricaría en España, y no tendríamos ese complejo de paletos que dice siempre que lo alemán es lo mejor.
    Hay que conocer la historia, tanto lo que nos gusta como lo que no, o acaso se va a ocultar esta parte de la historia de España.
    Cuando leía las páginas en las que Neugass describe los bombardeos, me preguntaba al mismo tiempo si alguno de esos mercenarios de Musollini fue juzgado por sus crímenes, y la respuesta es que no, ni tampoco los pilotos nazis; para estos no hubo Nuremberg.
    Recuerdo la lectura espeluznante de los bombardeos de Tarancón. También leí un artículo de John Whitaker ( periodista ), en el que describe como Al Mizzian ( general moro mercenario ) entregó dos muchachitas de trece o catorce años a una guranición de unos cuarenta moros cerca de Talavera.
    Los moros descansaban después de una de sus carnicerías a pierna suelta,en una escuelita abandonada, Franco, quien les pagaba en marcos alemanes se preocupó de que a los hijos de Alá, que llevaban bordado en la casaca el Sagrado Corazón de Jesús, no les faltase de nada ( sin duda era muy detallista).
    Así que Mizzian, como premio a la efectividad de sus hombres,metió a estas dos chiquillas con los cuarenta moros para que hicieran con ellas lo que quisieran.
    Whitaker, horrorizado y curtido en la guerra de Abisinia, le dijo que iban a matarlas, Mizian sonriendo le respondió que no durarían más de cuatro horas, vamos que el sufrimiento sería breve.
    Y el mismo Al Mizzian aparece en Castellón, fotografiado con un general rebelde, saludando a la población desde un balcón, el diía que tomaron la ciudad.
    El día anterior, las pavas y los Henkel soltaron más de cuatrocientas bombas sobre la pequeña ciudad de la plana.En un video de propaganda fascista, aún se ven los montones de tierra en las calles, de los refugios escavados corriendo en las casas para refugiarse de los bombardeos.
    Al día siguiente delbombardeo franquista, el jército rebelde reparte alimentos a aquellos que estánn vivos y han conseguido esquivar sus bombas.

Deja un comentario