La penúltima Entrada roza la perfección y ofrece un espectáculo admirable

La Entrada del sábado ha sido casi perfecta. Esta vez sí. Solo un susto al final impidió considerarla perfecta al cien por cien. La salida de los toros, que ha sido la causante de algunos problemas a lo largo de la semana, ha estado más organizada. Los seis astados han salido agrupados y han podido ser recibidos por los caballistas como marca la tradición.
Los toros han sido conducidos con maestría a lo largo del recorrido, ofreciendo una estampa digna de fotografía. Siete caballistas han bastado para hacerse con el control de la Entrada. El resto ha acompañado la bajada, pero no ha tenido ningún cometido especial. Esa es la esencia de las entradas de Segorbe, la habilidad de los jinetes para reconducir a los toros anarquistas, como los del viernes, y meterlos en vereda. O como hoy, en los que su participación no es tan necesaria.
El incidente que ha restado esplendor a la Entrada ha sido el que ha protagonizado uno de los caballistas más experimentados, José Fernández, que en su intento por evitar que el caballo entrara en la plaza se ha visto golpeado por uno de los toros. El popular 'Trabuco' ha sido desestabilizado y ha caído de la cabalgadura, aunque por suerte el toro ha continuado la trayectoria y ha entrado en la plaza.

0 comentarios a " La penúltima Entrada roza la perfección y ofrece un espectáculo admirable "

Deja un comentario