Una Entrada rápida que obliga a los caballistas a demostrar su pericia

La quinta Entrada comenzó irregular desde el principio, cuando un toro se descolgó del resto. Los de Germán Vidal imprimieron un ritmo trepidante al encierro y obligaron a los caballistas a demostrar su pericia para controlar el descenso de los toros.
La velocidad de los astados hizo casi imposible que los caballistas los pudieran encerrar en la típica herradura y hacerlos descender de forma más pausada y vistosa para el espectáculo.
La verdadera esencia de la Entrada fue comprobar, una vez más, la eficacia de los jinetes, que supieron atajar las aventuras de los toros y ponerlos en su sitio, aunque dos de los animales tuvieron algún gesto agresivo en el tramo final, casi en la plaza, y pudieron haber corneado a alguno de los caballos.
Cabe destacar que uno de los caballos heridos en la Entrada del lunes, el de Andrés Berbís, ha vuelto a la Entrada, después de comprobarse por los servicios veterinarios que el puntazo, de unos tres centímetros, no le impedía realizar el esfuerzo de la carrera. El más grave, el de Manuel Zarzoso, se recupera en la clínica de Alicante y volverá en breve a la cuadra de Segorbe, según ha informado la concejala de Festejos Taurinos, Soledad Santamaría.
La afluencia en este viernes fue superior a la de los días precedentes y todo un anticipo de lo que vendrá el fin de semana, en el que Segorbe espera vivir al máximo la Entrada. La Feria del Jamón y del Embutido mejora incrementa a diario el número de visitantes, al igual que la mayoría de los establecimientos de hostelería, que han presentado una oferta gastronómica de tiempos de crisis para que ningún segorbino o residente se quede sin disfrutar de la fiesta.

FOTO: CANAL 9

0 comentarios a " Una Entrada rápida que obliga a los caballistas a demostrar su pericia "

Deja un comentario