Ancianos y dependientes pagan ahora un 21% más por la ayuda a domicilio

La concejala socialista Mercedes Pérez denuncia la “insensibilidad” del equipo de gobierno municipal de Segorbe, al haber subido un 21% la tasa por la prestación del servicio de ayuda domiciliaria a personas en situación de dependencia. “El Partido Popular está castigando con saña a los colectivos vulnerables de Segorbe con tributos más elevados, cuando lo que debería hacer es ayudarles para hacerles más llevadero el sufrimiento”, explica.
La tasa regula la ayuda prestada por auxiliares de ayuda a domicilio a personas que por edad o discapacidad no tienen suficiente autonomía para afrontar actividades cotidianas. Por este servicio en 2013 se pagará desde un mínimo de 12 euros hasta un máximo de 240 euros. Antes el mínimo era de 9,98 euros y el tope era de 200 euros. El servicio consta de cuatro horas semanales, media hora diaria de aseo personal y una hora semanal para el baño completo.
Pérez considera que en muchos casos al coste de este servicio de ayuda a domicilio se debe sumar el coste del servicio de comida que se cubre con el catering social ‘menjar a casa’ a través del cual una empresa  privada lleva la comida diariamente a casa del usuario y controla si ha comido o no la del día anterior. “El coste para muchos mayores de estos dos servicios es demasiado elevado”, afirma. Por eso, propone mejorar nuestros recursos comunitarios y organizarlos de forma efectiva para cubrir cuatro áreas fundamentales: higiene personal, comida, lavandería e higiene del domicilio.

Transporte más caro
Además, el PP también aprobó en pleno, con el rechazo del grupo socialista, otro incremento “espectacular” en el mismo ámbito del Bienestar Social. Se trata de la tasa por el servicio de transporte que se presta a los usuarios del centro ocupacional y de la residencia de mayores. Los usuarios, que no tienen posibilidad de trasladarse al centro de manera autónomo, deberán pagar un 31% más de media por el mismo servicio.
“Un gobierno solidario y responsable hubiera mantenido sin subida estas dos tasas, porque afectan a personas que precisan la ayuda de la Administración para lograr una mejor calidad de vida individual”, explica Pérez. “Los socialistas de Segorbe nos opusimos en el pleno a esta medida, por considerarla injusta y desproporcionada, pero el alcalde y el PP no escucharon los argumentos a favor de los colectivos vulnerables”, añade.

Aumenta la brecha social
El PSOE mostró su rechazo en el pleno a las propuestas del PP para subir la mayoría de las tasas y precios públicos municipales. “El Ayuntamiento debería comprender la difícil realidad por la que pasa la mayoría de familias de Segorbe. Con esta subida fiscal en momentos de grave depresión económica lo que se va a conseguir es abrir una brecha cada vez mayor entre ciudadanos de primera, que podrán disfrutar de los servicios públicos, y encima complementarlos con los privados, y ciudadanos de segunda que no podrán disfrutar de ninguno de los dos”, afirma.

Sección:

21 comentarios a " Ancianos y dependientes pagan ahora un 21% más por la ayuda a domicilio "

  1. Anónimo dice:

    Pero, como te atreves? otra vez criticando la buena gestión del PP? Aún no has escarmentado de los nubarrones cargados de críticas que te iban a caer?

  2. Genio dice:

    Dependientes,ancianos,educacion,problemas sociales,sanidad....no les importa ni lo mas minimo a no ser en periodo electoral,despues si no da dinero se reduce o privatiza para encarecer gastos y darles algo de dinero....todos sabemos como son,tenemos que estar a su servicio y si no reaccionamos pronto, nos sorprenderan con llamamientos como los del ministro japones de sanidad diciendo "los viejos ya han vivido demasiado y para generar menos gasto tenian que pensar en irse muriendo"

  3. Anónimo dice:

    Diecisiete años de gobierno del PP, diecisiete años de bonanza, de vacas gordas, de entrada de capital a raudales y la triste realidad de Segorbe es que tenemos unos Servicios Sociales escasos, por no decir, vergonzosos. Qué va a ser de nuestros mayores, de nuestros discapacitados? ! Qué mala gestión, cuánta imprevision y cuánta gente va a sufrir!

  4. Anónimo dice:

    Otra verguenza más de las llevadas a cabo por el partido, de los sobres y pelotazos, a diestro y siniestro.

  5. Anónimo dice:

    Alguna de las dos partes no esta diciendo la verdad, o es que la verdad tiene distintas caras según interesa a cada cual.
    Pongo otro articulo relacionado con el tema y que cada uno saque sus conclusiones. Yo las mías las tengo claras.


    La escandalosa subida por la ayuda a domicilio en Segorbe se traduce en 50 céntimos


    El Partido Socialista vuelve a utilizar a los más vulnerables para hacer sangre donde no existen heridas. Primero se oponen a que actualicemos las tasas municipales, como es nuestra obligación legal, y votan en contra en el Pleno, con la pretensión de ahogar al Ayuntamiento, y que toda salga de las arcas municipales. Luego se lamentan de que no hay bastantes plazas residenciales para mayores, en un intento a la desesperada por hacer ver que la única solución para los mayores es ingresar en centros y abandonar la que siempre ha sido su casa, donde ha dejado su esfuerzo, su vida, sus recuerdos…


    La ordenanza de la tasa de ayuda a domicilio está planteada para que pague más quien más cobra, menos quien menos cobra y nada quien no llega a un determinado nivel de ingresos. No es confiscatoria y está al alcance de cualquiera. Nunca se ha excluido a nadie del servicio porque tenga ingresos elevados. Se concede por necesidad de dependencia, pero paga más quien más ingresos tiene, que es lo justo, a fin de que no tengan que pagar unos a costa de otros.

    La “escandalosa” subida que ha denunciado el Partido Socialista se reduce a 2,02 € mensuales en el caso de la higiene personal semanal, que son 50 céntimos por cada higiene completa. Es un menosprecio a este servicio - directo, personal y humano como ningún otro-, denunciar que la gente pague 50 céntimos más por él.

    Se desplazan las trabajadoras al domicilio, asean a la persona, escuchan y aconsejan a la familia y trasladan la evolución del usuario a las trabajadoras sociales del Ayuntamiento, quienes velan por mejorar su calidad de vida continuamente, bien ampliando la intensidad del servicio, o prestando a las familias grúas o camas articuladas para que puedan desenvolverse cuando el servicio de ayuda a domicilio no está presente, entre otras cuestiones.

    El servicio se complementa a veces con el programa de comida a domicilio, pero a veces no, porque es bueno que las familias se impliquen en la atención de sus seres queridos y acudir sólo adonde la familia no llega. Delegar todos los cuidados de los mayores en los servicios públicos es una irresponsabilidad.

    Como otra irresponsabilidad es pretender que el Ayuntamiento acarree con el coste íntegro de todos los servicios. Quien utiliza las instalaciones deportivas, paga por ellas, quien no las utiliza no, y la tarifa no se fija de acuerdo con la capacidad económica porque no hablamos de personas vulnerables o necesitadas.

    Cuando sí hablamos de personas dependientes, tenemos que ponernos en su piel y saber hasta dónde pueden llegar. Podría haberse puesto una tasa fija, a tanto la hora para cubrir costes, pero no se hizo así en interés del asistido, en función de sus circunstancias económicas. Así, el Ayuntamiento sigue pagando lo que los usuarios no costean.

    Pagar de acuerdo con la capacidad económica de cada uno es una solución justa y progresiva. Y ya que maneja cifras, el partido socialista podía haberse basado en cifras reales, porque de los 240 € máximo de los que hablan hasta los 96 € máximo que pagan las personas con rentas más altas, hay una diferencia del 250%. Si nos acusan de subir la tasa el 21%, pero luego ellos le aplican el 250% ¿Cómo no van a causar alarma social?

    Seamos responsables, pensemos en nuestros mayores y arbitremos soluciones conjuntas para que estén atendidos, que es lo que importa, y que cada uno pague conforme pueda. En ese camino estamos nosotros, por más que le moleste al Partido Socialista y con el apoyo de las personas que reciben este servicio que lo han aceptado y comprendido.

  6. Anónimo dice:

    Pero la izquierda es asi que mas da mete follon que algo queda siempre ha sido la historia se repite .

  7. GENIO dice:

    Bonito corta-pega pprovidencial y oportunista,siempre al acecho y justificándose según el ideario"nosotros lo hacemos todo bien",desde hace tiempo la gestión de la ayuda domiciliaria tenia que estar plateada por un colectivo independiente, véase consorcio de trabajadores,el ayuntamiento solo tendría que gestionar lo que se paga por servicios y a quien...ser de publica subasta y no ser nido de contratos y ayudas sesgadas por parte del ayuntamiento...(por no hablar de contratos irregulares y enchufes para afines.....).

  8. Anónimo dice:

    Cada día la veíamos por el barrio de aquí para allá deteniéndose para charlotear con unos o con otras. El paso de los años, de muchos años, le había dejado sus huellas encorvando su espalda, las manos delgadas como sarmientos, y un sinfín de surcos en la cara que delataban una vejez mal llevada. Era buena compañera de tertulia y su lucidez estaba casi intacta cuando nos contaba detalles sobre su vida. Decía tener, cuando yo la conocí, entre noventa y noventa y dos años, “ cosas de mi familia que no me inscribieron en el registro como debían – mis padres no sabían leer ni escribir- y ya ves, no me importa a estas alturas precisar mi edad con la vida que he tenido”. Me contaba que la casaron muy pronto y aún no había pasado una semana cuando su marido le dio la primera paliza. Cuando fue a pedir consuelo a su madre, ésta le dijo que era su marido y que debía aguantar. Era lo que tocaba. “ Muchos hombres no son buenos…y otros son aún mucho peor”; este era el comentario para estas situaciones. Un día, alguien le dijo que yo era el nieto de Teresa, la que vendía cacahuetes a los niños. Me miró fijamente y sus ojos se humedecieron. Yo conocí a tus abuelos y a tus tíos abuelos, me dijo cogiéndome las manos y clavando sus ojos en los míos. ¡Cuánto me acuerdo de tu tío Andrés! Era muy bien plantado, alto, rubio y guapo; se parecía algo a ti. Te diré que yo estuve enamorada de él durante mucho tiempo, pero nunca se lo dije. Y bien que me arrepiento. Parecía tan educado y buena persona,… pero se fue a Barcelona. Hace ya tantos años, pero aún me acuerdo de él. Esas cosas de juventud nunca se olvidan. El marchó y yo perdí aquel tren que se llevó mis sueños sin billete de vuelta.
    Tuvo a sus hijos a los que atendió sin apenas apoyo de su marido. Con el tiempo y ayudada por su ánimo colaboró en lo posible cuando vinieron los nietos. Aún tuvo que hacerse cargo – ironías de la vida – de su marido muy enfermo e impedido por una trombosis cerebral. Podía haberse vengado pero no lo hizo porque se encargó de él hasta el final. Era profundamente buena. Pero el tiempo pasa y una vez, afortunadamente sola, peregrinaba de su casa a la de sus hijos. Nunca se quejaba, su refugio éramos sus conocidos pero se la veía siempre sola.
    Un día supimos que murió tan sola como vivió. Quizás esto supuso para ella un bendito final pero… es tan triste morir en soledad. Por circunstancias, su familia no estuvo tan cercana como debía ni tampoco gestionó ayudas ni atenciones.
    Se llamaba Vicenta, la abuela Vicenta. Junto a nuestro recuerdo también está la sensación de que todos debíamos haber hecho algo más por esa mujer.
    De nuevo, historias como esta nos hacen reflexionar sobre la sensibilidad, comprensión y atenciones que debiéramos tener sobre nuestros mayores y que quizás no las demostramos. No sólo hablamos de la familia y del entorno cercano, también – y muy importante – es la apuesta decidida desde la Autoridad en las políticas sociales hacia las personas dependientes, sean de la índole que sean. Antes que nadie deben dar ejemplo y en tiempos de recortes, también en las pensiones, como mínimo, debieran mantener los servicios existentes y sin elevar costes a los usuarios.
    No se puede construir un futuro sin reconocer ni agradecer a quienes desde un pasado muy difícil trabajaron y lo dieron todo para ofrecernos el presente que tenemos.

  9. Seth dice:

    La derecha, concretamente el PP de Segorbe, no cree en la acción social, es más, la odia, la derecha se siente más realizada “impartiendo” la caridad. La derecha no es capaz de hacer nada en favor de la acción social porque la acción social necesita de unas normas de funcionamiento o leyes que organicen una función equitativa, y es entonces cuando sucede que el mérito se diluye el derecho que emana de la aplicación correcta de esas normas o leyes, es decir, a nadie se le ha de agradecer nada por impartir justicia, no hemos de consentir que nos regalen un derecho que seamos capaces de conquistar, y lo habíamos conquistado pero eso no lo puede permitir la derecha. La derecha del “Señorito, ¿puedo comer lo que se le ha caído?, dos guarde a usted muchos años señorito” y al pedirlo tened cuidado de no permanecer erguidos, eso es lo que querrían las derechas, en las que se encuentra incluida la iglesia, a la iglesia, que sería de nosotros sin CÁRITAS, S.A.. Cáritas debería estar prestando ayuda en esos países en los que sus ciudadanos nada tienen y nosotros aportando el 0'7%, como se acordó en uno de esos foros internacionales que también controla la derecha y que se jacta de haber aprobado las limosnas a repartir, limosnas de las que también chupan los bancos. Pero las administraciones por fin han descubierto lo que ya descubrió la iglesia y los bancos: el filón que representan los débiles, los niños y los ancianos, los primeros porque dependen de lo que se les quiera dar, a las administraciones de la derechas ya solo les queda quitarles los barracones para estudiar, y a los ancianos, ay a los ancianos: desde que el ministro japonés dijo el pasado mes que “lo mejor que podían hacer los ancianos por el país era morise”, pues bien, la derecha que a todo está atenta, le ha cogido el tranquillo, y no les pide que se mueran directamente, pero con las medidas que están tomando, sobre todo en Segorbe ¡¡se lo están insinuando!!, eso si, con estilo, ese estilo barriobajero contrario al estilo de Manuel Candelas, aquel robaba a los ricos para dáselo a los pobres y esta derecha, sobre todo la de Segorbe, roba a los pobres o débiles para dárselo a los ricos.

  10. Anónimo dice:

    Creo que este servicio a domicilio es totalmente insuficiente. Un mayor dependiente o discapacitado no puede tener unicamente una atención de media hora diaria y digo media hora, 30 escasos minutos, para el aseo personal. Esa persona también tiene que comer, limpiar su casa... Éso es todo lo que puede ofrecerles el partido del capital, de los sobres, de los millones en Suiza...

  11. Anónimo dice:

    Todos los juicios por corrupción en los que hay políticos implicados acaban con el "SOBRE, SE y MIENTO".

  12. Anónimo dice:

    Me parece muy bien que el PSOE saque a la luz las carencias que sufren los colectivos más desfavorecidos. Es necesario despertar las conciencias y alzar la voz por los más débiles. Que nadie olvide que todos algún día podemos formar parte del colectivo de dependientes

  13. Seth dice:

    Una matización a Anónimo dice: 6 de febrero de 2013 18:56:
    Parece que no le da importancia a: "La escandalosa subida por la ayuda a domicilio en Segorbe se traduce en 50 céntimos".
    Supongamos que únicamente se les cobren únicamente 50 céntimos de euro, es decir, 80 de las antiguas pesetas, 50 céntimos a los que hay que sumar, el copago de los medicamentos, la supresión de algunos medicamentos que casi todos los abuelos necesitan y los ha de pagar íntegros, subida del IVA -que también les afecta-, aumento del IBI si tienen la desgracia de tener una propiedad conseguida durante una vida de sacrificios, raquítico aumento de su pensión, etc. etc,.
    Es decir, 50 céntimos parece que no son nada, pero ayudan a quedarse sin comer, por decirlo suave.
    Dice que los socialistas pretenden que sea la corporación quien pague, ¿cuantos/as abuelos/as son?, seguro que con el combustible que se consume por los coches oficiales utilizados indebidamente sobraba para eso y bastante más, y no digamos si a la partida que se ahorraría en ese combustible indebidamente consumido, le añadimos alguna subvención que se le concede a alguna casa de torre alta y sonoras campanas.
    Este anónimo no hay duda, pertenece a la clase amante de la caridad y de golpe en el pecho para limpiar su mala conciencia

  14. Anónimo dice:

    Pagar 12 euros por un servicio de media hora o 240 euros por 20 servicios de media hora es una barbaridad, máxime con las pensiones tan bajas que suelen tener los usuarios de este servicio a domicilio y sobretodo porque esta ayuda a domicilio unicamente cubre una necesidad del mayor o discapacitado: la higiene personal. Qué ocurre con la comida, aseo del hogar, ...?

  15. Anónimo dice:

    La atención a los mayores es prioritaria en una sociedad. Un pueblo que no cuida y respeta a sus mayores carece de valores y de dignidad. En Segorbe estamos a la cola en cuanto a este tipo de prestaciones y servicios sociales y esto retrata a nuestros gobernantes

  16. Anónimo dice:

    Por favor, alguien nos puede informar de cuántas personas trabajan en el departamento de servicios sociales del ayuntamiento?

  17. Seth dice:

    Acudo con frecuencia a una residencia de ancianos ¿alguien más?.
    Me he parado a observar a esas personas, ¿alguien más?.
    Por lo general se les puede ver siempre en estado pensativo, en un pozo tan profundo que incluso si les hablas o les reclamas atención, les cuesta salir de él y reaccionar, y cuando te miran, esa mirada se encuentra perdida, es una mirada incrédula de cariño, miran como el que no espera nada, ellos/as saben que son un impedimento para su familia, esa familia que ellos crearon, no esperan del futuro porque su futuro quedó encerrado tras las puertas de ese lugar en que se encuentran sin saber como han llegado allí ni que han podido hacer para tener que soportar semejante encierro, rodeados de falsos cuidados, esos cuidados que sólo los hijos y la familia pueden dar, aunque sean escasos.
    Son, como digo, personas sin futuro que ven como ahora les van mermando el presente, dicen algunos: “es poco lo que les aumentan de tasas”, pero ese poco es lo único que les queda.
    Seguramente, durante sus largas horas de meditación involuntaria, estarán recordando o repasando su vida, una vida llena de sacrificios y penurias que seguramente tampoco eligieron vivir, como seguramente tampoco eligieron ese lugar que a casi todos nos parecen bien, pero no les hemos preguntado a ellos su opinión, ¡¡son viejos, ellos que saben!!.
    Cuando se visita a alguno, es muy posible el que se acerquen otros, solo para hablar, y se sientan a nuestro lado, y nos cuentan que a ellos también les visitaban, y si les miramos a la cara, veremos como mientras recuerdan aquellas visitas, esos ojos, ya casi apagados, recobran vida, pero si nos fijamos bien, podemos comprobar que ese brillo que deslumbra no es de vida, sino la humedad provocada por la nostalgia y el pesar que sufren porque no entienden que ha pasado, no recuerdan que hicieron mal ni cuanto mal habrían hecho para que su soledad les pese tanto.
    Quizás los tiempos que nos ha tocado vivir no nos den otras opciones, por eso hemos inventado “Las Residencias de Mayores”, que bonito suena, antes le llamábamos “El Asilo”.
    Y la situación empeora: ¿hemos de consentir el que unos políticos del tres al cuarto empeoren o compliquen más la vida a estas personas, a las que lo único que les queda es llegar al final con un mínimo de dignidad?, ¿hemos de consentir a esos políticos del tres al cuarto, a quienes por el momento únicamente se les conoce su capacidad para medrar, trepar y poner sus escasos méritos por encima de los de los ciudadanos que les dan de comer?, ¿hemos de soportar a esos políticos del tres al cuarto que no dudan en amenazar e intentar minar el prestigio de quien pretende equilibrar situaciones injustas, generalmente provocadas por esos del tres al cuarto?, esos políticos del tres al cuarto que no dudan en arremeter contra quien trata de hacer las cosas bien o al menos colaborar en la gobernanza, pero que después, esos políticos del tres al cuarto son incapaces de abrir la boca para denunciar los robos y golfadas de sus compañeros de Ppartido, es más, les protegen y les promocionan, al tiempo que arremeten igualmente contra los más débiles, a ambos albos lados de la vida: los niños y los ancianos.

  18. Anónimo dice:

    Seth, eres infatigable y sobretodo muy bueno. Gracias por informarnos y no dejes de hacerlo

  19. Seth dice:

    Seguimos preocupados y atemorizados por los recortes sociales que el gobierno de la derecha-pudiente y la derecha-cómplice están llevando a cabo a todos los niveles, perdón, a todos los niveles no, a los niveles de la derecha pudiente no les afecta en la misma medida, únicamente afecta, y de que que forma, a la derecha-cómplice, a la clase trabajadora, donde igualmente se encuentra instalada la derecha-cómplice, y sobre todo a los más débiles: los niños y los ancianos y de rebote a las mujeres, que por regla general, trabajen o no, se ocupan de cuidar a los niños y a los ancianos, y muy frecuentemente: trabajan/cuidan a sus niños/cuidan a sus ancianos=tres trabajos.
    Muchas, a veces,se encuentran apoyadas por sus parejas, es cierto, pero la responsabilidad última suele recaer sobre la mujer, uno de los dos ha de trabajar, lo que no quita que el cuidar también es una faena importante y vital en el hogar y por lo general nada reconocida.
    Pero llegan esos políticos del tres al cuarto, montados en ese jaco de derecha-pudiente, apoyados por ese otro asno de derecha-cómplice, y se acuerda de los que lo están pasando mal, les ve desvalidos, inmersos en la impotencia, unos por su incapacidad para salir del pozo en que les ha metido ese sistema financiero (Bancos/Cajas), quien no ha saciado su sed de recaudar a costa del pueblo, siempre del pueblo, pero del pueblo llano. Están los que por la edad, no ven otra meta que la que le organicen y faciliten esos políticos del tres al cuarto de la derecha-pudiente, apoyados por esa otra derecha-cómplice, quienes ya se han encargado de que esa meta la alcancen antes de empezar a avanzar, directamente los ha dejado parados, sin más.
    Luego están los/as niños/as, esos locos bajitos que decía Serrat, unas criaturas que hemos traído al mundo y en los que ponemos todas nuestras esperanzas de futuro, tratamos de educarlos/as y darles aquella formación, quizás la que nuestros padres no pudieron darnos a nosotros, pero en cualquier caso, una formación para labrar su porvenir, con la esperanza de que sea mejor que el nuestro.
    Pero llegan esos políticos del tres al cuarto, montados en ese jaco de derecha-pudiente, apoyados por ese otro asno de derecha-cómplice, les mira a los ojos, esos ojos llenos de esperanza, confiando en sus mayores, sabiendo que esos tan grandes nada malo les van a hacer, al fin y al cabo, sus manitas, pequeñas, suaves y llenas únicamente de caricias son inofensivas, y se encuentran con que de un plumazo los han seleccionado para preparar a unos pocos a costa de los demás: a los de la derecha-pudiente almohadones de plumas, y a los demás, incluidos los de la derecha-cómplice, el pico y la pala.
    Y cuando ya parece que esos políticos del tres al cuarto, montados en ese jaco de derecha-pudiente, apoyados por ese otro asno de derecha-cómplice lo han controlado todo, es entonces cuando se acuerdan de los ancianos.
    Es entonces cuando su rostro se ilumina, es entonces cuando sus manos, ya vacías, porque se lo han repartido todo -entre la derecha-pudiente únicamente, se entiende-, es entonces cuando sus ojos de alobeznados, se fijan en el filón: para ellos son gente inútil, ya no les sirve para nada, únicamente generan gastos y molestias, les sirvieron antes, ya no, y para más abundamiento son los viejos de la casta trabajadora, esa casta que al final, para lo único que sirve al final, es para generar más viejos, viejos que nada tienen que ver con los ancianos de la derecha-pudiente, solo son viejos como los de la derecha-cómplice, y recuerdan esa frase del ese ministro japonés: “lo mejor que pueden hacer los viejos por su país es morir”.
    Motivo por el cual, a esos políticos del tres al cuarto, montados en ese jaco de derecha-pudiente, apoyados por ese otro asno de derecha-cómplice, les parece que si a esos viejos les facilitan en lo más mínimo su paso por su tercera edad, retrasan el cumplimiento del deber de esos viejos para con la Patria, que no es otro que el indicado por el ministro japonés.

  20. Anónimo dice:

    Seth, eres una conciencia equilibrada, inteligente, bondadosa,... ya era hora de que alguien nos hablase como tú hablas y nos hiciese ver las cosas tal como son, sin subterfugios. Me encanta leerte y reflexionar sobre lo leido. Gracias.

  21. Anónimo dice:

    Seth podias abrir un despacho de notario pues metes unos rollos que no veas.

Deja un comentario