Calvo se proclama discípulo de Suárez, pero elude su espíritu de consenso

Las palabras no bastan, hacen falta hechos. El alcalde de Segorbe, Rafael Calvo, del PP, se está proclamando en las últimas horas como un fervoroso discípulo del fallecido Adolfo Suárez, con el que coincidió en las filas del extinto CDS, antes de ser absorbido por la derecha conservadora del PP. Sin embargo, las enseñanzas que el ex centrista segorbino dice haber aprendido de quien fuera el primer presidente del Gobierno, y líder de la Transición, no son puestas en práctica en su día a día como alcalde de la capital del Alto Palancia.
Bien al contrario. La actitud con que Calvo gobierna la ciudad demuestra un déficit de los valores que inspiraron el periodo de Suárez en la primera línea de la política. Consenso, diálogo, entendimiento, respeto y colaboración están ausentes en el Ayuntamiento. El ahora alcalde, afiliado al Partido Popular desde 2006, es partidario del ordeno y mando como único mandamiento de su político, con la asfixia, ninguneo y desprecio a los partidos de la oposición, a los que se dificulta la labor de control y fiscalización del equipo de gobierno que tienen atribuida en un sistema político democrático.

Imitar al ex presidente
En un artículo laudatorio de la figura política de Suárez, el alcalde de Segorbe se compromete a imitar algunos aspectos de la trayectoria del ex presidente: "Respeto a la Constitución, coherencia en las actitudes de gobierno y de las personas, tener una meta por la que trabajar como gobernante, ser un político de Estado y defensor de las Instituciones, utilizar el dialogo con los adversarios políticos que defiendan el interés general de los ciudadanos, gobernar oyendo y estando al lado del pueblo, estar atento a los cambios sociales para encauzarlos dentro de la ley evitando la anarquía, no gobernar fuera de los cauces legales, hacer frente a los poderes fácticos que solo buscan su interés particular y cuando se observe que no se cuenta con el apoyo preciso, o genere rechazo general y  la gente pierda su confianza en la gestión, ser honesto y buscar una retirada digna antes que una permanencia tediosa".
Un proyecto político que en boca del alcalde y tesorero del PPCV resuena ampuloso y vacío. Si en dos décadas de gobierno municipal ha sido incapaz de implantar el espíritu de concordia del suarismo, es dudoso creer que lo vaya a intentar y conseguir en lo que le queda de trayectoria política.

Sección:

10 comentarios a " Calvo se proclama discípulo de Suárez, pero elude su espíritu de consenso "

  1. Anónimo dice:

    Cuantos quedan del ex cds en segorbe de pp con 18 años gobernando

  2. Anónimo dice:

    Bruto fue discípulo e hijo adoptivo de César, y miren como acabo éste último.

  3. Anónimo dice:

    D. Adolfo Suárez merece respeto, pero éste Rafael no sabe qué significa esta palabra.

  4. Anónimo dice:

    Segorbe está en las últimas.

  5. Anónimo dice:

    Calvo es discípulo aventajado de Carlos Fabra, y él bien que lo sabe. Que no disimule, que le conocemos bién.

  6. Anónimo dice:

    Dime lo que presumes y te dire tus carencias! Siempre hace lo contrario de lo que preconiza.

  7. Anónimo dice:

    Es indignante todo lo que dice.

  8. M. RIPOLL dice:

    El señor Calvo se declara discípulo y admirador de D. Adolfo Suárez. Una suerte el hecho de haber podido colaborar con este personaje y salir en la misma foto. Todo un honor. Suárez es todavía un potente referente para la clase política, sobre todo de la actual. A pesar de su afán de poder, de protagonismo, venir del franquismo, del movimiento, de la falange, de acción católica…lo considero un personaje admirable. Hay que reconocer y agradecerle desde hoy, ayer y siempre, su valentía, generosidad y altura de miras. Únicamente desde dentro se podía cambiar, fracturar y disolver las estructuras franquistas y con ello la libertad y el fin de tantas cosas desagradables.
    Difícilmente alguien, en tan poco tiempo, consiguió y cambió tantas cosas. Su presencia fue tan efímera como fructífera y digna de los mejores elogios. Después fue machacado y fulminado fundamentalmente desde elementos de sus propias filas. Pero lo que, a mi juicio, me parece coherente y relevante en este hombre fue el hecho de CUMPLIR su programa. El “ puedo prometer y prometo “ se hizo realidad. Peleó y se partió la cara en una lucha contra el tiempo para dialogar, negociar, hacer y conseguir cambios para el progreso.
    Está visto que la desafección progresiva hacia la clase política es unánime. Principalmente porque- amén de la corrupción y decepcionante preparación de los primeros espadas- se dice, se promete, se promete, se promete…..y no se cumple.
    No se olvide, señor Calvo, que el incumplimiento más llamativo y escandaloso de nuestra historia reciente reside en su formación política.
    La lección de Suárez, para todos, es clara. Tomen todos ejemplo. Principalmente usted y su formación. Aún está a tiempo, señor Calvo, de recuperar y aplicar los valores del legado de D. Adolfo.

  9. Anónimo dice:

    Entonces... han imputado al alcalde de Orense por hacer lo mismo que sevha hecho siempre aquí?, colocar a la familia?

  10. Anónimo dice:

    El maestro de Calvo ha sido Fabra.

Deja un comentario