Guillén alerta de la “inseguridad jurídica” de la ordenanza taurina

El portavoz socialista de Segorbe, Miguel Á. Guillén, afirma que “una vez más, el alcalde de Segorbe gobierna a golpe de sentencia, y una vez más aparenta que la cumple sin hacerlo”, en relación a la ordenanza que regula los festejos taurinos de la capital del Alto Palancia, que ha debido modificarse para ajustarse a la legalidad tras diversas sentencias judiciales en contra.
Guillén considera que “el problema que ahora sigue sin resolverse lo creó el mismo Alcalde en 2004, cuando en su afán de controlarlo todo, quiso regular algo que hasta entonces había funcionado sin ningún problema gracias a la costumbre”. Ese año el Partido Popular modificó una ordenanza de 1993, aprobada bajo mandato socialista.
La primera ordenanza se limitaba a regular cuestiones técnicas del montaje de los entablados, adaptando la normativa autonómica a las particularidades de la plaza portátil de Segorbe. Pero en 2004, el alcalde, Rafael Calvo, modifica la ordenanza para introducir un requisito inexistente hasta entonces: la necesidad de autorización municipal para poder montar el entablado. Hasta ese momento se había venido haciendo según costumbre, y los tribunales, en caso de conflicto, habrían resuelto según la costumbre seguida desde tiempos inmemoriales.
Sin embargo, el alcalde, “en lugar de dejar las cosas como estaban y que funcionaban bien, quiso modificar la norma municipal para que la posibilidad de instalar, o no, dependiera de su voluntad, y se ha encontrado que la nueva ordenanza debe respetar la legislación superior, algo que, según han dicho los tribunales, no se cumplió con la modificación de 2004 y tampoco con la modificación de 2008. Y mucho nos tememos que ahora tampoco”.

Autoritarismo “El alcalde de Segorbe, en una manifestación más del autoritarismo que le caracteriza, ha menospreciado una costumbre local que funcionaba bien y por querer imponer su voluntad se ha encontrado con las sentencias en contra”, afirma Guillén, quien censura la “imprudencia política” y su “afán controlador” de Calvo. “El alcalde es el único responsable de la situación de inseguridad jurídica presente y futura en la que se encuentran los montadores y usuarios de entablados. Pero como siempre, no asume ninguna responsabilidad y trata de imputarla a los demás”.
“Los socialistas de Segorbe pedimos al alcalde que, en este como en otros muchos temas, exponga las cosas con claridad, asuma su responsabilidad y cumpla las sentencias en los términos que se dictan, aunque no le gusten. Ya está bien de tratar de disfrazar sus errores que tanto dinero nos cuestan a los segorbinos en gastos judiciales”, añade el dirigente socialista.

Sección:

5 comentarios a " Guillén alerta de la “inseguridad jurídica” de la ordenanza taurina "

  1. Anónimo dice:

    Entonces si la Ordenanza del 2008, ha sido declarada nula e ilegal. Quiere decirse que los montadores, tienen derecho a reclamar al Ayuntamiento, el importe de las cesiones de asientos que impuso como un nuevo especulador y los metros lineales por los entablados?
    Un nuevo marrón para este Ayto. provocador y manipulador.

  2. Anónimo dice:

    Que fotico mas buena habeis excogido, sera por casualidad?

  3. Anónimo dice:

    Un nuevo atropello a la ciudadania, embuelto en el mal llamado Interes General!
    Para beneficiar a unos pocos privilegiados (montadores de los entablados), frente al resto de la población, que no les permiten concurrir en libre licitación y concurrencia, a los mismos derechos. Tal como reflejan las Leyes.

  4. Anónimo dice:

    Si es posible lo que indica el anónimo del 20 de junio de 2014, 0:03
    Tienen posibilidad todos los licitadores que con la cobertura de una Ordenanza Nula e ilegal, les usurpo el Ayuntamiento un porcentaje de sus localidades para especular con la venta.
    Pero no se atreveran ninguno en reclamarlas, por si las represalias les caen sobre su nueva concesión y les peligra la misma.

  5. Anónimo dice:

    Cuantos problemas crea este Alcalde, con el ánimo de controlar todo. Consigue lo contrario, que es tener un nuevo problema judicial, difícil de resolver.

Deja un comentario