Baltasar Garzón respalda en El Toro la búsqueda de víctimas del franquismo

El exjuez Baltasar Garzón ha ofrecido su colaboración al Grupo Para la Recuperación de la Memoria Histórica (GPRMH) para mejorar las condiciones de trabajo de todos aquellos que están buscando restos de víctimas de la Guerra Civil o la dictadura franquista y que trabajan “en soledad y sin medios para prestar un servicio que hace décadas debía estar prestando el estado“.
Así lo ha trasladado Garzón a los miembros del colectivo en El Toro, donde se desplazó este sábado para ofrecer su colaboración para “solucionar éstas y otras búsquedas” que lleva a cabo el GPRMH, según ha asegurado el grupo en un comunicado.
El GPRMH ha celebrado una ‘Jornada de Memoria y reivindicación’ en El Toro, el escenario de lo que fue el más duro enfrentamiento bélico en tierras valencianas” en la Guerra Civil, “y que ha venido a llamarse Batalla de Levante. En esta jornada han participado familias que se han desplazado desde Madrid, Albacete, Valencia, Castellón y Alicante, a raíz del trabajo que lleva a cabo la entidad “para la recuperación de la Memoria Histórica.
Varias familias se pusieron en contacto con el grupo para solicitar información y ver las posibilidades de emprender una nueva búsqueda de soldados desaparecidos “con la esperanza de encontrarlos en la Sierra de El Toro, de donde partió la última noticia” que tuvieron de ellos.

Solidaridad y apoyo
Baltasar Garzón ha querido trasladar un mensaje de “solidaridad y apoyo” a las familias, sobre las que ha dicho que “debemos considerar también como víctimas vivas de situaciones muy duras que se dieron en el pasado, pero cuyas consecuencias perduran aún en nuestros días”. Asimismo, se ha mostrado “comprometido con la Memoria y concretamente con el GPRMH a través de la lucha por conseguir la exhumación de Teófilo Alcorisa”, padre de un miliciano de la Guerra Civil ahorcado en 1947 y enterrado en una fosa común del cementerio de Valencia.
El exjuez ha ofrecido su colaboración para lograr “mejores condiciones de trabajo” para quienes siguen trabajando en soledad y sin medios. Para Garzón, “es un problema de visibilidad incluso a nivel internacional, donde existen organizaciones que siguen dando soporte económico y de todo tipo a las actividades de localización y exhumación de víctimas”.

Logros del GPRMH
Por su parte, el coordinador del grupo, Matías Alonso, ha destacado que hay seis nuevas familias solicitantes de ayuda y ha recordado que “otras ya lograron solucionar la misma búsqueda”, como la de Pepica Celda, “que al fin logró rescatar a su padre de las fosas de Paterna, Miguel Garrido”; la “primera exhumación científica en la Comunidad Valenciana, lograda en Benagéber”, o la de Pilar y Pedro Alcorisa, “que por fin verán empezar las obras en el Cementerio Civil de Valencia para exhumar a su padre, Teófilo Alcorisa”.
“Queremos que veáis que poco a poco se va formando una gran familia con todos aquellos que han logrado cerrar su herida; el objetivo es que os trasladéis vivencias e inquietudes unos a otros y juntos sigamos avanzando por este sendero tortuoso”, ha manifestado.

Cementerio moro
En esta jornada, bajo la dirección de los especialistas Miguel Mezquida y Javier Iglesias, la comitiva se ha trasladado al denominado ‘Cementerio Moro’, que, según el GPRMH, es “el primero de los escenarios por donde quizá pueda pasar alguna de las búsquedas requeridas.
Con esta jornada se quiere celebrar que el 30 de agosto es el ‘Día Internacional de las Víctimas de Desaparición Forzada’. “No hay que buscar en desiertos remotos o selvas tropicales y lejanas… los tenemos aquí mismo, por decenas de miles en multitud de cunetas y barrancos por toda nuestra geografía”, ha manifestado Alonso.

Sección:

1 comentarios a " Baltasar Garzón respalda en El Toro la búsqueda de víctimas del franquismo "

  1. M. Ripoll dice:

    Soy un micólogo empedernido. Me encantan las setas y siempre que puedo salgo al campo para coger algunas, estudiarlas, cocinarlas y comerlas. Estos días, como tantas veces, he estado en la zona del Toro, Torrijas y los Cerezos. Es fácil ver trincheras de la Guerra Civil, tristes testigos mudos de lo que en un tiempo ocurrió en lo que se vino a llamar “ La batalla de Levante”. Pero no sólo hay trincheras, también en su subsuelo hay personas a las que les arrebataron la vida en los más tristes años de nuestra historia reciente.
    Hay familias que tras casi ochenta años, echan aún de menos a quienes desaparecieron en esos años. España es el segundo país del mundo, tras Camboya, en fosas clandestinas, miles de cuerpos abandonados y sin identificar. Poco queda en nuestras mentes de la contienda, incluso en las de los más mayores. La fractura, las dos Españas, los odios y rencores, por fortuna, ya no están para enfrentar a nadie. Los culpables, los genocidas, ya están enterrados también tras morir en sus camas, sin presiones de la justicia y con honores. No obstante, cuando se solicitan exhumaciones para identificar y dar descanso a los restos de víctimas con arreglo al deseo de los familiares, surgen las voces de siempre, a veces exabruptas, aludiendo a supuestos odios, a revivir el enfrentamiento y con el calificativo de guerracivilistas.
    Hoy se vislumbraba la posibilidad de que los restos del joven Jeremy, desaparecido en Canarias pudieran haber salido a la luz. De nuevo el despliegue de medios policiales, forenses…y al final, no era él. Qué diríamos de la desaparecida Marta del Castillo, otro tanto. Es lógico y deseable que las autoridades hagan funcionar el estado de derecho y alivien a las familias que llevan años sin saber de sus seres queridos. Pero, ¿que ocurre con esas otras víctimas? Hay otras prioridades, eso no toca, para qué el esfuerzo, dejemos que descansen donde estén, no desenterremos odios innecesarios…El olvido! Muertos entonces y rematados de nuevo ahora, ochenta años después.
    Ahora, como entonces, sigue habiendo víctimas de primera categoría y otras condenadas a la soledad y el olvido. Este es el peor de los finales de cualquier ser humano.

Deja un comentario